12 oct. 2014

NUTRICIÓN PARA LA SALUD: Macrobiotica .

Escuela Macrobiotica  Barcelona 2013 


Cuando Carl Ferré, presidente de la Fundación Macrobiótica George Ohsawa y editor deMacrobiótics Today, viene a decir que él se salió de la dieta macrobiótica, lo mínimo que se debe de hacer es escucharle.

¿Por qué me fui de la dieta macrobiótica a favor del principio unificador?

En mi caso, la dieta macrobiótica no ha funcionado. Y esto me pasó estrictamente con la dieta estándar, renunciando a los alimentos percibidos como inadecuados. Después de años de seguir el tratamiento estándar, me quedé, sin embargo, sin energía, sin fuerzas para correr y con múltiples problemas de salud. Perplejo, me pregunté a mí mismo: ¿ Ha sido mi condición el resultado de una práctica desastrosa o es el resultado de una dieta que no funciona realmente?

La Dieta Estándar Macrobiótica 

Mi conclusión, después de años de práctica, es que la dieta macrobiótica puede ser tan útil como perjudicial. Es útil, ya que cualquiera puede entenderla y seguirla. Se excluyen de la dieta los alimentos demasiado procesados o tratados con químicos, como el azúcar refinado. Evitar estos alimentos lleva a la mayoría de la gente a un estado saludable. La conclusiones apresuradas que se tomaron de sus principios dietéticos fueron que lo que debemos hacer para protegernos de la enfermedad es ingerir los alimentos permitidos y abstenernos de los prohibidos. La dieta estándar macrobiótica es muy perjudicial cuando nos resistimos al cambio o nos negamos a erradicar la creencia ciega de que los alimentos permitidos conducirán a la curación. Eso es lo que me pasó a mí. Yo estaba convencido de mi mejoría. El universo me estaba mandando signos de que el cambio era necesario, pero obstinadamente me mantenía con firmeza en la dieta estándar. Otro factor perjudicial es el temor infundado a algunos alimentos.


La dieta macrobiótica está tan cerca de la verdadera macrobiótica como las ruedas lo están de la práctica del ciclismo. Tan pronto como podamos mantener el equilibrio en la práctica del ciclismo, podremos prescindir de las rueda traseras de apoyo. Si volvemos a instalarlas, en lugar de ayudarnos, serán un obstáculo. Sucede lo mismo con la dieta macrobiótica. Desde el momento en que se aprende a usar los principios fundamentales de la macrobiótica , creamos nuestras opciones en lugar de seguir ciegamente la dieta estándar.

En lugar de seguir insistiendo en la macrobiótica estándar, o incluso en depender de las opiniones de los demás, debemos animar a la gente a dejar las ruedas laterales y a tener confianza en su propio juicio. Los principios macrobióticos no son difíciles de aprender, y cada uno/a de nosotros/as tiene dentro de sí una poderosa intuición. Aprendamos con ella, creamos en ella y disfrutémosla. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario