23 jun. 2013

enchiladas tepoztlán y pachamama .

Si de sabores tengo que hablar, distingo aorita los diferentes picantes.
Ayer descubrí que estés donde estés, puedes ser feliz, como tambien puedes no entender una mierda de lo que pasa, cuando tu sueño casi que todos los dias se hace realidad, pero casi.
Pues, para entender los picantes, o mejor dicho, distinguir, yo me la juego por; mejor que me pique, pica...hasta llorar, y asi aprendo. De la experiencia basicamente.
De todos los colores, brillan y sobre salen de todo el mercado, en bolsas enormes o tachos. 
Alguna vez me dije, México sería mágico, y no manches wey, desde ese mole increible que por primera vez agradecí   a la señora Kong que me llevará a Xochimilco, hasta hoy, me despierto, bajo a la cocina a preparar café y acompaño con un jugo de naranjas que hoy Annette, por no estar en la casa no me lo hizo, pero ah dejado una increible mermelada recien hecha de arandanos azules que está muy rica. De más está decir que tambien desayuné huevos a la mexicana con unas tortillas de maiz y disfrutado, tambien de otra exquisita receta de mermelada, que inventé a mi gusto con betabel y zanahoria, riquísima.
Sal, azucar, vinagre y picante : jugabamos con mi hermana, de pequeñas, cuando saltabamos a la soga. Ya volveran esos tiempos, ligeros momentos de alegría. La familia.
La comida.
Que vueltas que da la vida, Tepoztlán, espero que hoy en luna llena, el universo contemple mis sueños queridos y que esta nueva etapa, sea de mas y mas sabores, al mercado por unas enchiladas, vavavavámonoosss !

2 comentarios: